Volver

Publicado el 24/11/2020

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

Hoy día, las empresas necesitan reforzar su nivel de seguridad para preservar el bienestar de sus empleados y garantizar la adecuada protección de su información. Una de las soluciones tecnológicas que ha ido evolucionando es el programa de reconocimiento facial, el cual actualmente se utiliza en varias partes del mundo para desbloquear celulares, realizar controles de vigilancia en aeropuertos, sacar dinero de los cajeros, y más.

Pero ¿qué es el reconocimiento facial?

Es un sistema de control de acceso biométrico que, a través de inteligencia artificial (AI) analiza las características de un rostro para autentificarlas dentro de una base de datos. Algunos de los aspectos clave que se utilizan para hacer la comparación facial es medir la distancia que hay entre los ojos o la longitud y el ancho de la nariz, por poner un ejemplo.

De acuerdo con datos recopilados de Statista, se estima que la inversión en tecnología biométrica ascenderá a 3.100 millones de dólares en 2022, debido a su uso generalizado y su eficiencia para la detección de personas.

¿Cómo funciona el reconocimiento facial?

El programa de reconocimiento facial toma una fotografía del rostro del usuario y crea una plantilla con sus rasgos personales. Dicha plantilla es procesada y almacenada en el sistema para luego compararse por medio de un algoritmo con otros perfiles almacenados. Si durante la comparación, la información biométrica tiene un alto porcentaje de similitud con los datos registrados, se autoriza el ingreso a instalaciones, dispositivos o plataformas.

¿Cuáles son los beneficios de un sistema de control de acceso facial en las empresas?

Menor probabilidad de robo de identidad

Los avances tecnológicos han hecho que los software de reconocimiento facial detecten más fácil las falsificaciones de identidades, lo que evita que personas indeseadas tengan acceso a instalaciones y a información sensible. En este sentido, apostar por el desarrollo de aplicaciones con control de acceso biométrico aumenta la seguridad de la organización frente a intrusiones o robo de equipos.

En el 2017, el banco español CaixaBank integró el reconocimiento facial en sus aplicaciones móviles para que los usuarios puedan acceder a sus cuentas y realizar movimientos sin tener que introducir sus tarjetas, lo que previene que otras personas realicen transacciones sin su autorización.

Eficaz con otros métodos de autentificación

Este sistema se puede incorporar fácilmente con otros métodos biométricos, por ejemplo, un generador de números aleatorios para hacer más precisa la identificación de personas. No obstante, según resultados de ESET Security Report, solo el 17% de las empresas en Chile han implementado un sistema de doble autentificación para la seguridad de sus tecnologías de la información.

Difícil de vulnerar

Es un sistema que no requiere de contacto físico, por tanto, el riesgo de que sea intervenido se reduce. Solo es necesario colocar el rostro frente al dispositivo para hacer la lectura, aunque mediante cámaras también es posible hacer la detección sin la participación de las personas.

Restricción a información específica

Monitorea el ingreso de los empleados a diferentes recursos de la empresa, ya sean físicos o digitales. Según Luis Lubeck, especialista del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica, 34% de los casos de robo de datos es realizado por personal interno, por lo que es importante tener los filtros adecuados para que estos accedan solo a los espacios y documentos elementales para sus tareas diarias.

 

Ahora que sabemos cómo funciona el reconocimiento facial es importante contar con un servicio de desarrollo de aplicaciones de control de acceso que garantice, mediante la metodología Scrum, un resultado a la medida de nuestras necesidades.



Publicaciones Recientes