Volver

Publicado el 25/11/2020

¿Cuándo y cómo se debe refactorizar un proyecto de software?

¿Cuándo y cómo se debe refactorizar un proyecto de software?

En la actualidad, refactorizar es un proceso usado para que el código a programar sea legible y se trabaje de forma ordenada ante el avance de un proyecto de desarrollo de software. Es super importante realizar este proceso cuando se pretenden hacer cambios muy grandes en los sistemas, si tienen muchos errores o cuando se modernizan las tecnologías y lenguajes utilizados, entre otros motivos que veremos en este artículo.

Conoce, a continuación, los detalles más importantes acerca de esta tarea:

¿Qué es refactorizar?

La refactorización de un código es el proceso de restructuración para mejorar la legibilidad y reducir la complejidad sin realizar ningún cambio en su comportamiento externo. Bajo este concepto, cualquier modificación que represente una mejora no afectará la funcionalidad del sistema.

Los códigos -a medida que avanza el desarrollo de software- caducan, por lo que uno de los objetivos de la refactorización es asegurar la posibilidad de que sean eficientes, mejorables y mantenibles.

¿Cómo refactorizar un proyecto de desarrollo de software?

La refactorización de un código se realiza con un enfoque ordenado y con modificaciones ejecutadas en la arquitectura de software, definida de acuerdo con Software Engineering Institute (SEI), como las estructuras de un sistema, ordenadas por elementos con propiedades visibles de forma externa y su relación en conjunto.

Por lo tanto, para refactorizar es indispensable contar con un conocimiento acabado de esta arquitectura.

En términos generales, el proceso se realiza mediante el cumplimiento de 4 etapas:

1. Los requerimientos

Es la primera fase, en donde se realiza la recolección de información y se documenta a través de una clasificación. Esto debido a que el código debe estar limpio ante procesos que pueden afectar su estructura; por ejemplo, el cómo se guardan todos los datos.

2. El diseño

Con el diagnóstico de la información, luego sigue la disposición de las modificaciones, donde se definen las estructuras que componen el sistema con base a sus patrones y tácticas de diseño y elecciones tecnológicas para su composición.

3. La documentación

Después existe un proceso de comunicación eficiente a todos los involucrados a través de una documentación de referencia y con el marco a trabajar para su refactorización.

4. Evaluación

Con una evaluación posterior a la obtención de métricas, se puede obtener un resultado limpio en el código. De esta forma, si hay algo en el diseño que no funciona se puede modificar.

Método Red-Green-Refactor

Un método ágil y sencillo para refactorizar y respetar la arquitectura de software es el proceso Red-Green-Refactor, ya que integra el Test-driven development (TDD), donde se consideran tres máximas:

  1. Red: Parar y estudiar lo que se necesita ser desarrollado. Crear pruebas básicas.
  2. Green: Escribir código para pasar las pruebas de la etapa verde.
  3. Refactor: Comenzamos la refactorización. Comienza la implementación de mejoras con código limpio y conciso.

¿Cuándo considerar la refactorización?

Para saber cuándo es el momento ideal, se pueden evaluar una serie de razones por tomar en cuenta para refactorizar:

  • Antes de agregar actualizaciones o características nuevas al código existente.
  • Cuando se está programando desde un inicio, sobre todo para hacer limpieza y así no afectar su estructura.
  • Cuando ya heredaste un código. Es decir, uno que no empezaste tú, pero debes continuarlo.
  • Si el proyecto presenta muchos errores.
  • Cuando el código es poco comprensible e ilegible, por si el día de mañana será heredado por alguien más.
  • Si hay un abandono y se pierde la certeza de tener un buen desarrollo de software.
  • Si se repite un proceso o un proyecto similar, por el temor de equivocarse de la misma manera al anterior.
  • Por último, cuando sea entregado o lanzado un producto. Esto porque toma mucho tiempo desarrollar un proyecto y al tener una versión final, siempre se puede volver atrás y limpiar hasta lograr una mejor versión.

 

Si bien ya puedes conocer en rasgos generales qué es refactorizar, el proceso requiere de conocimientos especializados para que los resultados sean exitosos. Por ello, recurre a un servicio de desarrollo de software con profesionales calificados y que utilicen metodologías ágiles para que tu proyecto satisfaga tus necesidades.



Publicaciones Recientes